Entrevistas

Diego Cerega se convierte en entrenador

por IPC

0

La leyenda del fútbol para ciegos argentino seguirá en el deporte que ama desde el banco.

Diego Cerega, leyenda del fútbol para ciegos argentino, colgó sus botines pero se mantiene involucrado en el deporte al convertirse en uno de los primeros entrenadores ciegos del mundo.

Tras su retiro, recibió el ofrecimiento para ocupar ese cargo en donde entonces era jugador, Fundación Paradeportes GoGol. Cerega vaciló un poco al principio, pero terminó aceptando el desafío. «Si se trata de ayudar al equipo, lo hago», explicó.

«Utilicé la ceguera como herramienta o trampolín en lugar de usarla como impedimento. Hay más que perder que ganar en la vida». Cerega tiene una gran experiencia como jugador y puede transmitirla a los más jóvenes.

«Me gustan el título ‘líder de grupo’. Soy responsable de eso y de los resultados que el equipo tiene a lo largo de la competición. En el primer entrenamiento fui a ver cómo estaban los jugadores, qué podemos afinar y qué podemos mejorar. Es una nueva experiencia. Tenemos que seguir adelante y ver qué podemos hacer».

Maximiliano Nóbili, presidente de la Fundación a la que pertenece el equipo, estará con él como parte del cuerpo técnico. «Maxi tiene que ser mis ojos porque hay cosas que no puedo percibir; lógicamente muchas cosas se pierden. Voy a hacerlo muy participativo y la voz de todos va a importar. En el fútbol necesitás divertirte, al final todo esto es sólo un juego».

"Creo que eso es lo más importante en todo esto, que se anime a las personas ciegas a hacer lo que quieran. Tienen una vida por delante. Más que ganar el título, queremos que se sientan animados".
— Diego Cerega, Entrenador de Fundación Paradeportes.

Si bien hay algunos casos de personas ciegas que forman parte de un cuerpo técnico, el caso de Cerega como líder del equipo es inédito. Diego quiere abrir esa puerta para que otros puedan seguir su ejemplo.

«Creo que eso es lo más importante en todo esto, que se anime a las personas ciegas a hacer lo que quieran. Tienen una vida por delante. Más que ganar el título, queremos que se sientan animados».

Cerega quiere «que los jugadores entrenen y sean completos, que sean buenos compañeros fuera del campo de juego y que  tomen de su entrenador todo lo que les sea útil». Pero hay algo que no permitirá… «No quiero que mis jugadores digan: ‘No puedo’. Quiero que digan: ‘Voy a intentarlo».

Los inicios

Cerega perdió la vista a los 17 años debido a un glaucoma congénito. Sobre su adolescencia dice: «tuvo esa omnipotencia propia de la edad, pero de repente me di cuenta de lo que no iba a ser capaz de hacer».

A los 20 años, algunos amigos lo invitaron a asistir al Instituto Román Rosell, donde tuvo su primera experiencia jugando fútbol para ciegos. «Conocer tus límites te hace grande. A veces menos es más. Al quedarme ciego, todo el desarrollo psicomotor de mi infancia en el campo fue muy útil». Pronto Diego se adaptó al fútbol y llevó al equipo del Román Rosell al título nacional en varias ocasiones.

Diego cerega dirigiendo un entrenamiento
Diego Cerega se convirtió en el primer entrenador ciego del mundo.
Diego cerega dirigiendo un entrenamiento
Diego Cerega se convirtió en el primer entrenador ciego del mundo.

Los Murciélagos

Diego fue convocado por primera vez a la Selección Nacional en 2002, antes del Campeonato Mundial en Brasil. En ese torneo, Argentina venció a Grecia, Francia, Paraguay, Colombia y España y se coronó campeón, logrando la clasificación para los Juegos Paralímpicos de Atenas 2004.

«Los Campeonatos del Mundo cambiaron mi vida. Fue un punto de inflexión. Fui parte de un equipo exitoso y prestigioso. El éxito desaparece, pero el prestigio no. Soñamos con llegar a los Juegos y lo logramos: desde entrenar en una pista de tierra hasta estar en el estadio paralímpico de Atenas. Pasamos de entrenar con pelotas que se desinflaban cada cinco minutos a estar en la cima de la élite».

Argentina tuvo una buena actuación en los Juegos Paralímpicos de 2004, pero perdió ante Brasil por penales en la final, obteniendo la medalla de plata. Dos años más tarde llegaría la revancha en el Campeonato Mundial celebrado en Buenos Aires.

«Fue nuestro mejor logro. Hasta ese momento, nuestras victorias eran sólo mitos y leyendas porque la gente no había tenido la oportunidad de vernos jugando en vivo. Pero ese año pudimos mostrar nuestras habilidades en nuestro lugar de origen. Pudimos mostrar a nuestras familias y al país lo que éramos capaces de hacer. Fuimos campeones después de ganarle a Brasil en la final».

Cerega también fue parte del equipo que se llevó el bronce paralímpico en Beijing 2008. Fue su último gran logro con los Murciélagos antes de continuar su carrera a nivel de clubes durante varios años más.

«Soy un hombre agradecido. El fútbol me dio la oportunidad de convertirme en un atleta paralímpico y ser parte de un equipo de mucho éxito. Ni siquiera había soñado con conocer el Partenón o la muralla china. Fue lo mejor que me pudo pasar».

Diego Cerega enfrentando a España con la Selección Argentina.
Diego Cerega enfrentando a España con la Selección Argentina.
Diego Cerega enfrentando a España con la Selección Argentina.
Diego Cerega enfrentando a España con la Selección Argentina.

FUENTE IPC
paralympic.org